Abanca obtiene un beneficio neto de 229 millones, un 23,1% más

ABANCA ha cerrado el primer semestre de año con un resultado neto de 229,1 millones de euros, cifra que supone un incremento del 23,1% respecto al mismo periodo de 2016.

El semestre se ha caracterizado por fuertes incrementos de los ingresos recurrentes (con un margen básico que aumenta un 16,2%), la intensificacion de la entrada de nuevos clientes (+6,8% en pensiones y nóminas) y la aceleración en la venta de productos de valor añadido (+21,8% en nueva producción de seguros).

Un factor relevante en la buena evolución del margen es el crecimiento continuado en la cartera crediticia, que avanzó un 6% interanual. La entidad ha reforzado su orientación a pymes y autónomos, colectivos que reciben el 61% de la financiación concedida.

ABANCA ha registrado un nuevo descenso en su tasa de morosidad, que se ha reducido hasta el 5,6%, al tiempo que mantiene una elevada cobertura de activos problemáticos del 55,0%. Esta solidez de su balance, junto con una holgada posición de solvencia, con un capital CET1 situado en el 14,5%, posiciona favorablemente a la entidad para afrontar los retos del entorno.

Las agencias de calificación crediticia avalan la mejora de los fundamentales de ABANCA tal y como reflejan las cuatro acciones positivas de rating producidas durante el primer semestre de 2017.
Gabinete de Comunicación de Abanca